Imágenes Destacadas

Translate

viernes, 27 de mayo de 2016

Camping Las Nieves (Biescas)

Camping Las Nieves
Desolación, tristeza, silencio, abandono, angustia, pena, soledad.... son muchos los sinónimos que podríamos escribir sobre la tragedia del camping Las Nieves, situado en el Torrente de Arás justo antes de su desembocadura en el río Gállego.

El 7 de agosto de 1996, sobre las 19.00h. cayó una fuerte tormenta y en pocos minutos una riada procedente del torrente se llevó por delante todo lo que encontraba por su camino, desde personas hasta árboles, tiendas de campaña, coches, caravanas...
La desgracia ocurrió a los pocos minutos de iniciarse la tormenta. Sobre algo más de una hora, cayeron sobre el torrente más de cuatrocientos litros por metro cuadrado.
Las consecuencias de la tragedia fueron 87 victimas mortales y 183 personas heridas.

En el 2.015, diecinueve años después del fatídico suceso y aprovechando unos días en Huesca, decidimos visitar el camping Las nieves.
La información que teníamos por internet sobre las coordenadas del lugar era más bien escasas así que decidimos ir a la aventura. 
Llegando a Biescas no vimos ningún cartel indicativo sobre el camping, nos pareció ver un camino que podría llevarnos al camping pero como no había ningún tipo de información preferimos ir hasta el núcleo urbano y preguntar ahí.
Como en la mayoría de  los pueblos que visitamos, siempre hay alguien disponible en contarnos historias relacionadas sobre el pasado y ahí en Biescas no fue una excepción.
Preguntamos a un hombre entrado en años como llegar al camping y muy amablemente nos indicó como llegar. Nos contó que el camping estaba totalmente abandonado y que ahí no había nada por ver, que la riada se llevó todo por delante y que después de diecinueve años ni siquiera se habían dignado a poner un monumento en memoria a las victimas mortales.
Así pues, nos dirigimos a nuestro destino... CAMPING LAS NIEVES.
Siguiendo las indicaciones llegamos a una explanada donde dejamos el coche. Mientras recogíamos nuestras mochilas y cámara fotográfica, del camping salían un chico y una chica con una niña pequeña, salían cabizbajos y con la mirada perdida,.... pensamos que posiblemente serían familiares de alguna victima porque la tristeza que se veía en sus rostros no podía ser otra cosa.

Camino al camping.
Hasta que uno no llega al lugar no se puede hacer una idea de la gran tristeza que se siente al estar ahí.
Tras pasar esas piedras que habéis visto en la imagen superior, el camino nos lleva hasta la que sería la recepción del camping.
A continuación os dejo todas las imágenes que fui tomando durante todo el recorrido.

Ni mucho menos nos esperábamos que al final del recorrido tuviéramos que salir corriendo del camping... ¡seguir leyendo y sabréis por qué! ¡Los pelos de punta!

Llegando a la recepción


Esta es una de las imágenes que más duele ver en directo.


Posiblemente esto sería la piscina


Esta debería ser la parte trasera de la recepción.


Aquí podéis ver las tarifas del camping veinte años más tarde.
Una imagen que me provoca mucha tristeza. Se me encoge el alma pensar que la mayoría de las víctimas mortales estarían disfrutando de sus vacaciones cuando ocurrió la terrible desgracia.
Bandejas de porexpan


  
Tristeza, desolación...












No se aprecia muy bien en la imagen (cuando hice las fotos nunca me imaginé que les daría vida en internet) pero para llegar hasta aquí tuve que pasar por un montón de maleza y subir por una pequeña pendiente.
Justo aquí arriba y mirando hacia el torrente, justo en el momento que iba a disparar la foto, y repito.... justo en ese momento..... cayó un relámpago y a continuación un trueno que parecía que el mundo se iba a acabar.
Todo el silencio que habitaba en la zona se rompió tras aquel trueno. Empezaron a caer enormes gotas y salí por patas (nunca mejor dicho). Todavía se me pone la carne de gallina al recordarlo, era como si la fuerza del más allá nos dijeran que aquí no podíamos estar.
Aquí no pude detenerme porque empezaba a llover fuerte  pero posiblemente esta sería la zona de acampada.

El único sitio donde podíamos refugiarnos era en la vieja recepción abandonada, así que aprovechamos para entrar y tomar unas fotos.
En esta imagen borrosa no se aprecia mucho pero había unas escaleras que se dirigían hacia el piso de arriba. Mi compañera subió pero yo preferí quedarme abajo, todavía me temblaban las piernas con el susto del trueno.
Camping Las Nieves
Esperamos bajo ese techo a que parara de llover, quince minutos fueron tiempo suficiente para ponerme en la piel de todo lo que sucedió hace veinte años. ¡DEBIÓ SER HORRIBLE!

Tras unos minutos la lluvia no paraba así que decidimos salir corriendo hasta el coche. Llegamos empapadas de agua y una vez dentro nos secamos como pudimos. Esperamos a que la lluvia parara y fue entonces cuando salimos del camping.
Solo deciros que al salir de ahí y entrar en la carretera dejó de llover completamente, salió el sol y a continuación un gran arco-iris. ¡Si no lo vivo no lo creo!

EN MEMORIA A TODAS LAS VICTIMAS DEL CAMPING LAS NIEVES Y SUS HERIDOS.





NOTA INFORMATIVA (Enero 2.017)

Hace unas semanas y gracias a un compañero que pasaba unos días en Aragón, me enteré por WathsApp que…

- “Mónica, la recepción del camping está tapiada y no se puede entrar. A más, han puesto un pequeño monumento en memoria de los fallecidos. Te paso fotos.”




Casi un año y medio después de nuestra visita al camping, me enteré gracias a él del homenaje que ha hecho el Ayuntamiento de Biescas a los 87 fallecidos.
Aquí os dejo el enlace de un artículo sobre el día del homenaje Camping Las Nieves (click aquí)



4 comentarios:

  1. Muy buen reportaje, me ha gustado mucho!!!

    ResponderEliminar
  2. Yo estuve con mi familia en el camping Las Nieves dos años antes de la tragedia. Íbamos con una tienda canadiense mis padres y mis dos hermanos. La zona de identificas como de acampada y la piscina son efectivamente la zona de acampada y la piscina. Creo recordar que la piscina quedaba a la izquierda de la entrada y junto al edificio de recepción y supermercado había una zona infantil y una pista de fútbol. Recuerdo que el agua de la piscina estaba helada porque venía directamente de la montañana y que el camping era el camping más verde en el que nunca había estado. Era un sitio precioso en el que mis hermanos y yo hicimos muchos amigos, pero sí es cierto que mis padres comentaban que las montañas de atrás podían dar problemas si llovía torrencialmente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, buenas noches! Muchas gracias por tu comentario. La verdad es que fue una gran desgracia. Una vez estás ahí te imaginas cómo fue el torrencial y sentí una gran tristeza. Pobre gente! Pero veo que muchos apuntaban que tarde o temprano alguna desgracia pasaría...
      Saludos!

      Eliminar